Inicia con 10, el regreso a clases.

Después de largas semanas de verano, regresar a la rutina escolar, es toda una hazaña. Y lo más seguro es que tus niños comiencen a protestar hasta el ajuste final.

A menos, que seas tu quien inicie paulatinamente, el retorno a clases.

Por eso y porque el primer día de escuela, se acerca muy de prisa, lo ideal es, llegar desde el principio con un diez.

Contagia y motiva.

Es importante evitar a toda costa expresiones como: “qué bueno que ya te vas a la escuela” o algo parecido. Ya que con ello, decimos a los niños que nos cansan. Y  pueden interpretar nuestro deseo de regresar a la rutina escolar, como una falta de aceptación a su persona; al tiempo que enviamos el mensaje de que la escuela es un lugar de penitencia. Es decir, en la forma en que nos expresemos es como les enseñamos a ver el mundo.

Tomar el tiempo necesario para compartir con tus hijos, la compra de útiles y la organización de sus actividades, les permitirá tener memorias positivas.

Ante todo, la salud.

De igual forma que un deportista se prepara e invierte tiempo en su entrenamiento; el regreso a clases, puede comenzar desde una semana antes con los horarios de dormir y compensar las horas de sueño en lugar de acortarlas.

Recordemos que dormir, no solo es reparador sino necesario para la salud y el buen rendimiento escolar. Por ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda entre 10 y 13 horas de sueño para niños en edad preescolar. En tanto que para las edades de  seis a trece años deberán dormir de 9 a 11 horas. Para los adolescentes, entre nueve y diez horas. Y a partir de los 18 años, se advierte que de siete a nueve horas de sueño son necesarias.

De igual forma, mantener las comidas saludables favorecerá el adecuado desarrollo físico e intelectual de nuestros niños. Por ello anticiparnos a un menú de desayunos nutritivos en el que los niños pueden participar, al menos en ideas, para combinar lo que les gusta con lo que les nutre e incluso intercambiar con otros padres, sugerencias de alimentos que resultan atractivos para sus niños; o bien, echarse un clavado en páginas de internet como cdcspanish.com .Además de consultar primero al médico o nutricionista.

Lo que sienten es real.

Los inicios tienden a provocar nerviosismo. Sobre todo cuando es la primera vez que los pequeños asisten a la escuela o hay un cambio de ésta. Pude resultar aterrador estar fuera de la zona de seguridad. Por ello, es importante anticiparnos a la nueva experiencia y validar sus sentimientos evitando a toda costa las comparaciones o decirles cómo deberían sentirse ante esta situación.

Y aún así, en el día y la hora indicada, el menor, puede necesitar más tiempo para sentirse confiado en quedarse en ese nuevo mundo.

También te podrían interesar ...

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1